martes, 27 de abril de 2010

Impresiones y Lecciones de las primarias del 25 de abril

El domingo 25 de abril escribí sobre el consenso alcanzado por la oposición la noche anterior. Hoy voy a reflexionar sobre las primarias celebradas en 15 circuitos del país para la selección de los 22 candidatos que no llegaron a concretarse vía ese acuerdo.
En primer lugar considero que al gobierno le ha hecho mucho daño este proceso de primarias, en términos simbólicos es una nueva demostración de que la mayoría de quienes integran la Mesa de la Unidad (MUD) no son golpistas y son diferentes a quienes protagonizaron la vergonzosa escena de Miraflores del 12 de abril de 2002. Las reacciones del PSUV han sido destempladas, tratando de minimizar la participación y el tono cívico y democrático del evento. Reacción normal en un partido-gobierno que trata siempre de evitar o minimizar las acciones democráticas de la oposición y busca a toda costa asociarla con supuestos planes de golpe de estado y magnicidios. Atrás quedó la trampa del atajo fácil y quienes proponían salidas de facto no tienen vela en el entierro (metafóricamente hablando) que se prepara para el 2012.
Del lado de la oposición, la lección ha sido importante, aunque parece existir algunos dirigentes que no la captaron. Las primarias no son únicamente un mecanismo de legitimación democrática de los líderes sino también un mecanismo válido de resolución de conflictos entre la pluralidad de partidos y organizaciones que se oponen a Chávez. Pero la segunda lección es que las primarias también son un mecanismo válido de precampaña, permite conocer las nuevas caras y recordar a las viejas y comparar cuáles propuestas son las aceptadas por los ciudadanos; permite que el debate de ideas que se da en el seno de la MUD trascienda a la sociedad y ésta se pronuncie en las urnas. Más allá de que varios de esos candidatos que ganaron eran los propuestos por la MUD para el acuerdo; los efectos positivos sobre la percepción de la oposición, el contraste con el partido-gobierno y la movilización que generó, son los resultados más importantes del proceso de primarias.
Para finalizar, creo importante que más allá de que se critique que las primarias no se llevaron a cabo en todo el país, hay que observar a las primarias del domingo como una prueba piloto de la forma de escoger a los candidatos para los cargos de elección popular más importantes. Las primarias son una lección de la nueva democracia que la sociedad civil y los partidos políticos, queriendo o no, están construyendo. Espero que la MUD no deje pasar por debajo de la mesa esta lección y que para el 2011 empiece a visualizar las primarias como la forma de escoger al próximo candidato a la presidencia para el 2012.
Salamanca 27 de abril de 2010

2 comentarios:

  1. Bueno ahora que las primarias organizadas por el "CNE" fueron un exito y avaladas por SUMATE y Maria Corina, imagino que aceptaran cualquier resultado que salga en las proximas elecciones... si es verdad que ahora "si" se confia en el CNE...(nos tapamos los ojos acerca del registro electoral viciado, las anomalias estadisticas en la data de elecciones pasadas, techo de votos en candidatos no gubernamentales, doble cedulados, etc etc etc...) Ademas ese detalle del CNE prestando apoyo tecnico y plataforma tecnologica para las primarias "casualmente" fue obviado por los medios de oposicion (El Universal, Nacional, Union Radio, Globovision...)...se consigue en la letra pequeña como las polizas de seguro...el silencio a veces dice mucho mas que cualquier declaracion...

    ResponderEliminar
  2. Comentario oportuno, pues se me había olvidado comentar sobre la participación del CNE.
    En primer lugar creo justificadas todas las resistencias ante el organismo electoral, más ahora que los dos últimos rectores nombrados son abiertamente del PSUV y el reglamento de la campaña abiertamente favorece al chavismo.
    Ahora bien, también hay que ver las diferencias entre un proceso que solo atañe a quienes están en la oposición y uno en donde está en riesgo espacios de poder del gobierno. En el primer caso el CNE no tiene incentivos para favorecer a ninguna parcialidad, en el segundo está obligado por su composición y dependencia a seguir un esquema a favor del gobierno en detrimento de la confianza hacia todo proceso electoral.
    Si la participación del CNE es positiva hay reconocerlo, en tanto en cuanto existan irregularidades hay que seguirlas denunciando y colocar la mayor cantidad de esfuerzo posible para minimizarlas.
    El caso de las elecciones del referndum de la reforma de 2007 y las regionales 2008 permitió comprobar que quien asume vigilar y minimizar el efecto de las trampas, y tiene sus votos, puede presionar lo suficiente como para que se le reconozca su victoria.
    Ahora bien, ¿cuál es la alternativa? , ¿ no participar? ese camino ya fue transitado y fracasó tanto en las regionales de 2004 como las parlamentarias de 2005; lo único que produjo fue que ni siquiera tuvieran que hacer trampa para obtener la victoria.
    El camino para el cambio no es otro que la constancia democrática cualquier otra opción ya ha fracasado y ha fortalecido más al gobierno de lo que lo ha debilitado.

    ResponderEliminar

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)