domingo, 25 de abril de 2010

UNIDAD DESEADA, UNIDAD PERFECTA, UNIDAD POSIBLE

Llevo varios meses haciendo seguimiento del asunto de la selección de candidatos para las elecciones de la Asamblea Nacional en Venezuela, sobre todo aquella que promueve la llamada Mesa de la Unidad. Ayer 24 de abril el esfuerzo de más de 8 meses empieza a mostrar sus primeros resultados, así que voy a a dar mis impresiones sobre todo el proceso hasta el momento.
En primer lugar debo confesar que me sorprendió que se lograra lo que se logró. La diversidad de partidos y organizaciones presentes en esa alianza opositora al presidente Chávez y amplia y diversa, que va desde partidos de izquierda casi extrema hasta partidos de extrema derecha; por lo que lograr un acuerdo entre personas que no comparten los mismos ideales y tienen como objetivo ganar unas elecciones es una gran hazaña.
Este esfuerzo de la unidad ha sido la comprensión de la clase política que solamente unidos es posible enfrentarse al chavismo en las elecciones de la Asamblea Nacional. Ahora bien, existen formadores de opinión que se han dedicado a buscar todo defecto posible al proceso y los resultados de la Unidad; y debo decir que alguna de esas críticas las comparto, pero no siempre se obtiene lo que se desea en política, sino lo que es posible.
El logro de acuerdos en la mayoría de las circunscripciones es un logro que hay que resaltar y, a pesar de que no todos los candidatos son los mejores o tengamos resistencias importantes hacia algunos de ellos, no desmerece el esfuerzo de lograr un cuadro en el que haya representación de los partidos y la sociedad civil.
Para quienes creían que la unidad perfecta iba ser realidad debo decirles que eso era una utopía; pero una utopía en sentido positivo, pues guió la acción y los esfuerzos de la MUD para lograr el mejor acuerdo posible. Sin embargo, una utopía, porque en un país en donde todo el mundo cree que es imprescindible y que tiene siempre la razón no es posible aplacar las ambiciones de todos los interesados en participar. En segundo lugar, porque el criterio de lo que es perfecto en política no es igual para todos.
Mi impresión final es que el esfuerzo ha dado resultados positivos, que pudieron ser mejores estoy de acuerdo, pero en la dinámica política que vive Venezuela actualmente no hay que perder tiempo en patear la propia mesa sino en luchar por recuperar la democracia que estamos perdiendo paulatinamente.
Salamanca, 25 de abril de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)