jueves, 26 de agosto de 2010

Inicio de Campaña


Al inicio de la campaña electoral para la elección de diputados a la Asamblea Nacional el país se enfila hacia una de las contiendas electorales más importante de los últimos cinco años, lo cierto es que el mes de septiembre va a ser más intenso que sus predecesores en un año de crisis generalizada. La movilización de los bandos en pugna y su capacidad de captar a los indecisos será la clave más importante en el contexto en el que existe un creciente rechazo al gobierno aún cuando Chávez ostente aún un 40% de aprobación aproximadamente. La campaña de la oposición empieza a vestirse de futuro, lenguaje y seña que permitió ganar gobernaciones y alcaldías estratégicas como Miranda o el Municipio Sucre de este mismo estado, el chavismo empieza a ser el status quo en donde el conflicto y las crisis están siempre presentes. En esta situación competir por representar la esperanza de una mejor Venezuela será un reto para ambos bandos.
Para la oposición enviar un mensaje de cambio que no involucre a Chávez directamente pudiera socavar las bases de su liderazgo, los nuevos actores políticos tendrán que reducir la tentación de caer en el juego anti-Chávez y mostrar criterio amplio, mesura e incluso tolerancia frente a los moderados del chavismo que empiezan a desesperarse con un Revolución que no evoluciona o más bien que involuciona (verbi gracia el PPT). Sin embargo no hay que ser ingenuos, el gobierno vendrá con todo, una derrota política como obtener menso votos que la oposición aún cuando ganen la mayoría en la Asamblea o incluso no obtener la mayoría puede ser el inicio de un potencial cambio para el 2012, razón por la cual utilizarán todos los medios a su alcance (lícitos o no) para ganar la elección.
En este sentido, las cartas empiezan a mostrarse: denuncias contra candidatos de oposición, desprestigio personal y político, trapos sucios al sol (ciertos o inventados)abuso del uso de los medios públicos para las campañas del PSUV; todo ello desde el portaviones de Chávez que probablemente estará en la mayoría de la publicidad de campaña de los rojos; estrategia que en el pasado surtió efecto. Los miembros de la Unidad Democrática tendrán que pisar con cuidado, no dejar llevarse por las provocaciones e insistir en que el adversario de esta elección no es Chávez sino cada uno de los candidatos oficialistas y el propio PSUV. La campaña empieza oficialmente, el cómo termina será cuestión de estrategias, recursos y simbolismos. El 27 de septiembre amanecerá, ¿Veremos?     

sábado, 7 de agosto de 2010

La campaña que se avecina

La última encuesta de Hinterlace muestra una panorama político interesante para los próximos meses. En medio de un descenso importante en la evaluación de la gestión de casi 10% desde 2009 a la actualidad y una confianza del 32% de los ciudadanos, Chávez se apresta a acelerar la campaña de las parlamentarias. El conflicto con el Cardenal y Colombia dieron el pie al inicio de un nuevo ciclo electoral en donde se intenta a toda costa evitar temas como PDVAL , la inseguridad o los apagones.
El país está a la expectativa de una campaña que promete altibajos de ambos bandos. Los candidatos de Chávez tenderán a utilizarlo de portaviones, profundizarán en temas nacionales e internacionales y buscarán por todos los medios de vincular a la oposición con supuestas tramas golpistas o paramilitares. La sentencia del magistrado Carrasquero en el caso Súmate es una muestra de hacia dónde van los tiros (además de querer matar dos pájaros de un tiro quitando el financiamiento a las ongs). Desde el canal ocho empieza la campaña negativa hacia estas organizaciones y quienes las representan.
Chávez debe buscar más chivos expiatorios a los grandes desaciertos de su gestión, 39% de los venezolanos le atribuyen la responsabilidad de los temas más graves de la nación, en tanto el 29% de los ciudadanos le atribuye dichos problemas a sus colaboradores. Por tal motivo, la búsqueda de conspiradores políticos y económicos tenderá a ir en aumento a medida que transcurra la campaña. Si la oposición es inteligente aprovechará la ocasión para insistir en la incompetencia y alejarse de los temas que favorecen a Chávez. Es el momento de ir más allá de la crítica y mostrar las alternativas que puedan enamorar 48% del electorado que no se considera ni chavista ni opositor.
La estrategia de campaña es entonces fundamental para lograr dicho objetivo. La Mesa de la Unidad debe mostrar que se prepara para gobernar, que quienes se están preparando son diferentes a quienes gobernaron antes de la catástrofe chavista y que su plan de gobierno es viable a corto y mediano plazo. Los partidos tendrán que auto-examinarse y evaluar sus estrategias comunicacionales puesto entre todos sólo logra la simpatía del 19% del electorado. Allí está la fortaleza del chavismo, sus militancia es más continua y disciplinada, y su voluntad para trabajar por la causa del presidente es mayor que en los opositores.
El discurso de una Alternativa Democrática de cambio debe verse con hechos, después de las parlamentarias viejos rostros tendrán que pasar a tras bastidores mientras dan oportunidad a una nueva generación de dar la cara por la democracia. El cambio generacional no puede seguir retrasándose como ocurrió en los 90's y la vieja clase política debe dejar la arrogancia que en ocasiones la caracteriza y ceder el espacio a nuevas formas de entender y hacer la política. Si la oposición quiere ganar, no solo la Asamblea sino las presidenciales de 2012, debe mostrarle al votante venezolano que hay partidos renovados con líderes nóveles listos para asumir las riendas del país.
Salamanca, 7 de agosto de 2010