sábado, 13 de noviembre de 2010

El objetivo: Desmovilizar

Los resultados electorales de 26 de septiembre han arrojado al gobierno a su lado más autoritario. Detenidos por protestar, expropiaciones a capricho y grupos pro gobierno ingresando violentamente en varias universidades autónomas son un preludio de lo que serán los dos próximos años. Mientras la ciudadanía empieza a tener grandes dificultades con los servicios públicos básicos, el gobierno se preocupa más por la implantación del socialismo del siglo XXI que por la creación y mantenimiento de las infraestructuras que garanticen calidad de vida.
La crisis de vivienda ha superado con creces la capacidad del gobierno de llevar a cabo una política pública coherente, bien ejecutada y prolongada en el tiempo. Luego de doce años en el poder y miles de millones de dólares en ingresos petroleros, la mejor forma de hacerse propaganda con la vivienda fue expropiando a las constructoras y generando incertidumbre en los propietarios. El gobierno parece entender que las motivaciones de los ciudadanos son simplemente económicas y que acciones como las expropiaciones a las constructoras en Caracas y otras ciudades va a redundar automáticamente en un aumento de apoyos electorales.
Pero más allá de las políticas públicas, el gobierno profundiza la política del miedo. El objetivo más importante de este proceso es desmovilizar a quienes han salido a votar en su contra. La desesperanza ha sido su arma más eficaz para ganar en procesos anteriores y por eso la virulencia del ataque contra símbolos de la oposición o contra quienes protestan pacíficamente. En síntesis, lo que busca el gobierno desesperadamente es enviar un mensaje que diga "votar no cambia nada", tanto así que el General Rangel Silva (El segundo militar de rango en el país) señale que está casado con el proyecto bolivariano y que no tolerará un gobierno de oposición.
El mejor remedio contra esta política del miedo es la participación. Mientras más gente participe, no solo en las elecciones sino en partidos políticos, movimientos estudiantiles, consejos comunales, mayor será la movilización para el 2012. Las elecciones del precandidato para las presidenciales del 2012 por la MUD serán un buen indicador de esta movilización ciudadana. Mientras tanto, resistir en el será el reto de la ciudadanía que no cree en el proyecto bolivariano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)