Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010

Q.E.P.D. Democracia Venezolana

El 18 de julio de 2010 escribí Democracia en fase terminal, lamentablemente hay que decir que lo poco que quedaba de ella ha muerto esta semana. Luego de un breve respiro esperanzador en septiembre de 2010, sus verdugos han logrado asesinarla. La mezquindad, cobardía y cinismo de ministros, diputados, jueces, fiscales, altos mandos militares e intelectuales revolucionarios han permitido que un solo hombre controle todo el poder de la nación. Venezuela es ahora el reino de Chávez, no existen ciudadanos sino súbditos y la oposición en el parlamento ha sido encadenada a un rincón de la arena política como objeto decorativo para legitimar al gobierno ante la sociedad internacional. Lo que quedaba de democracia ha sido sepultada bajo un conjunto de leyes inconstitucionales que someten a la ciudadanía a un proyecto socialista que fue rechazado en 2007. En menos de dos semanas el chavismo ha aprobado leyes que eliminan la autonomía universitaria, penaliza la disidencia dentro de su partido, r…

Recoger los escombros

El desastre natural más grave de los últimos doce años en Venezuela tomó nuevamente por sorpresa al gobierno nacional. La ausencia de un plan de contingencia coherente y coordinado, la falta de preparación del alto gobierno y la improvisación de Chávez cada vez que visita una zona afectada dan cuenta, una vez más; de la ineptitud del gobierno para manejar las crisis que realmente importan. Durante los últimos doce años la inversión en aviones de guerra, tanques, fragatas y fusiles se han incrementado, pero nada de eso sirve para salvar vidas, nada eso sirve para ofrecer refugios a los damnificados. En 1999 se prometió la reconstrucción del Estado Vargas, aún hay cientos de afectados por esa tragedia que no han sido resarcidos ni por el gobierno nacional ni por el gobierno regional. En síntesis, una vez la inoperancia e incompetencia del gobierno quedan al desnudo y suma un punto más a la larga lista de desaciertos en políticas públicas. Pero lo trágico de la situación no ha sido únicam…