martes, 24 de mayo de 2011

España: elecciones locales y el movimiento 15M

Campamento en Zamora, España
24/05/2011
Juan Manuel Trak
Este artículo comienza con una advertencia para los venezolanos: Entender la situación política de España pasa, necesariamente, por no introducir en el análisis las posturas de Zapatero (PSOE) y Aznar (PP) sobre lo que ocurre en Venezuela. Dicho lo anterior, la finalidad de esta entrega es ofrecer mis impresiones sobre los resultados de las elecciones y el movimiento 15M.
Los resultados de las elecciones locales y autonómicas españolas son la consecuencia directa de la crisis económica en la que ha caído este país. Los altos niveles de desempleo general (20%) y particularmente el juvenil (alrededor del 45%) son causas suficientes para que el electorado español esté molesto con el partido de gobierno. Los resultados eran predecibles, la estrategia de campaña del Partido Popular (PP) fue impecable, no hablar de temas religiosos, morales o ambientales; hablar de economía todos los días, todos los días achacar la responsabilidad de la falta de empleo al Partido Socialista Obrero Español (PSOE). En este sentido, la campaña para el PP fue bastante fácil y lo único que necesitaba hacer es que sus voceros siguieren el guión de campaña al pie de la letra.  
Del lado del PSOE la cuestión era más difícil, la incapacidad del gobierno de generar empleo, de mostrar que las reformas tienen consecuencias directas sobre la vida de los ciudadanos y que eran la vía necesaria para sanear el déficit acumulado por el Estado fue imposible. Como gobierno en época de crisis no fue capaz de generar una estrategia comunicativa coherente. Atrapado en sus propias contradicciones, obligado por el Banco Europeo a girar a la derecha en política económica; ha perdido ante los ciudadanos su identidad. El PSOE luce como el PP pero con la diferencia de que no es capaz de disminuir el paro. Así, PSOE pierde parte de su piso político duro y que ve en Izquierda Unida o partidos pequeños a gente con mayor capacidad de representación de sus preferencias, y los indecisos que se inclinarían a la izquierda al observar que el PSOE es casi lo mismo que el PP, pero con la diferencia antes mencionada; dieron su voto a los candidatos del partido dirigido por Mariano Rajoy.
Las consecuencias de esta elección es la percepción de que el Partido Popular va a volver a gobernar y que en abril de 2012 Mariano Rajoy, luego de perder dos elecciones ante Zapatero; estará en la Moncloa. Sin embargo, habrá que esperar las primarias de los Socialistas: Rubalcaba o Chacón serán los candidatos del PSOE y tendrán el reto de volcar una situación política que parece casi imposible de antemano. Lo cierto es que, crear empleo en los próximos 10 meses será la mejor campaña que puedan hacer, sino cualquier discurso caerá en el vacío.
Por otro lado, España ha vivido un movimiento social interesante. El 15 de mayo en las plazas más importantes de España se concentra un conjunto de ciudadanos, en su mayoría jóvenes, que piden cambio del sistema. A primeras luces parecen ser simplemente un movimiento anti-sistema. Sin embargo, más allá de las primeras impresiones el movimiento surge como el legítimo reclamo frente a molestias acumuladas por los ciudadanos sobre el desempeño de lo que acá denominan "clase política".
La diversidad del movimiento es elocuente: jóvenes de distintas posiciones ideológicas y de clase, trabajadores del sector público y privado, pensionados y parados se dieron cita para reclamar sobre el desempleo, la reducción de salarios y la congelación de pensiones. Ecologistas y ambientalistas reclaman el cierre de las plantas nucleares y anti-capitalistas (anarquistas y comunistas) presionan por un cambio definitivo del sistema financiero y económico. Ciudadanos de a pie piden el cese de la corrupción.  Así, el 15M es diversidad de demandas y sujetos; algunas de sus peticiones son coherentes, factibles y deseables; otras imposibles, no factibles o simplemente infantiles. 
El desenlace del movimiento es incierto aún, mi opinión en este sentido es que poco a poco cesará la efervescencia que deslumbra, (que lleva a algunos a comparar el movimiento con las revoluciones árabes valga decir que eso es mostrar un buen uso de la ignorancia). Luego de que las cámaras de televisión dejen de enfocarlos todos los días, el movimiento tendrá la necesidad de articularse y decidir sus objetivos, pedir cambios concretos y graduales que puedan ser llevados cabo; de lo contrario está destinado al fracaso. Su potencial movilizador es su gran fortaleza, el idealismo que desprenden tiene la energía necesaria para exigir cambios reales. Sin embargo, habrá que ver si son capaces de traducir sus quejas en acciones concretas que generen impacto en la cotidianidad de mas de 40 millones de españoles.
Así las cosas, el gobierno de Zapatero recibe golpes desde la derecha y desde la izquierda, habrá que esperar a ver si resiste hasta las elecciones de marzo de 2012, habrá que esperar quien se enfrenta a Rajoy y habrá que esperar si el 15M traduce sus quejas en peticiones concretas.
Salamanca, 24 de mayo de 2011

1 comentario:

  1. Muy bueno Juanma! te apoyo tanto en "lleva a algunos a comparar el movimiento con las revoluciones árabes valga decir que eso es mostrar un buen uso de la ignorancia"

    ResponderEliminar

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)