domingo, 19 de junio de 2011

El Absceso es el Gobierno


Lo que sigue a continuación es un acto de catarsis producto de la impotencia y frustración

Desde el viernes pasado hemos asistido a una nueva escena bizarra en la política venezolana. La semana pasada el presidente sale de gira a firmar más acuerdos (o pagar deudas) en Brasil y Ecuador. De repente; el Canciller anuncia que Chávez ha sido operado en La Habana de un absceso pélvico. De allí en adelante la vorágine noticiosa no hizo sino comenzar. El fin de semana siete regiones del país, entre estas el Zulia, sufren un apagón de aproximadamente 30 horas. El lunes se da una reyerte en un penal con casi 20 reos fallecidos y más de 80 heridos. El martes, la Asamblea Nacional discute la ausencia del presidente por más de cinco días fuera del país y la mayoría chavista decide que puede ejercer el ejecutivo desde Cuba. Y todos los días hay, por lo menos; 5 protestas diferentes en el país.
Pero más allá de lo anecdótico veamos la situación en perspectiva. Existe algo sistemático en el fondo, los apagones, el estado miserable de las cárceles en Venezuela, las protestas que en mayo superaron más cuatrocientas, entre otras muchas cosas. El gobierno está enfermo; la ineptitud, falta de transparencia y la improvisación han logrado destruir lo poco que queda de la institucionalidad. A cada problema que el gobierno tiene su respuesta es un acto de marketing político y entre tanto la situación de agrava, se hace más precaria y más insufrible. El cinismo llega a tal punto que los ministros achacan la responsabilidad de la falla eléctrica a la sociedad y a los ciudadanos porque "consumen demasiado". En resumen, el gobierno está infectado por una clase política que no entiende que estar en el gobierno significa servir a la sociedad, más allá de sus intereses particulares, más allá del simple mantenimiento del poder por el poder. 
Lo más lamentable de esta infección de corrupción, ineptitud e ineficiencia es que la misma se ha trasladado a la sociedad. Los apagones terminan de frenar cualquier desarrollo productivo que aún sobreviva. La política habitacional del gobierno ha dejado a miles de personas en la incertidumbre sobre sus viviendas y a otras les ha dado una esperanza que, por experiencias pasadas; sabemos que es incapaz de cumplir. Las cárceles están cada día más hacinadas y hay mayores episodios de violencia en ellas. El gobierno de lo único que se preocupa es en organizar a un grupo de simpatizantes para que le digan a Chávez que se recupere pronto. Incapaces de ver cómo han llevado a Venezuela a terapia intensiva, la irresponsabilidad de sus acciones debería tener consecuencias penales.
Así el gobierno está enfermo y, además, es la enfermedad más grave de nuestra sociedad en este momento. Para la oposición organizada en la MUD es hora de aglutinar fuerzas, es momento para que todos los precandidatos y partidos se reúnan y convoquen junto a la sociedad civil, sindicatos y empresarios un gran día de protesta nacional, o como hicieran en el norte de África un Día de la Ira o de la Indignación como en España. No para derrocar a nadie; sino para que el gobierno se dé cuenta que aún hay anticuerpos que pueden luchar contra la infección en que se ha convertido y que ha contagiado a la sociedad y democracia venezolana.
Salamanca, 15 de junio de 2011

1 comentario:

  1. Excelente. Ahora la pregunta es ¿Cuál es la cura para esa infección que se propaga a nivel nacional? Alex.

    ResponderEliminar

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)