sábado, 2 de julio de 2011

El paciente que realmente importa!

No hay remedio, el país se ha visto sometido a otro stress innecesario y pernicioso por falta de una buena estrategia comunicacional del gobierno. El gobierno, que siempre ha sido muy bueno para la propaganda pero esquivo con la verdad, resbaló cuando la veracidad de la información era necesaria. Sus muchos voceros lanzaron mensajes mixtos, cruzados y desacertados; todos tratando de auto legitimarse diciendo que el líder los había llamado, que sabían de primera mano que estaba bien y que pronto llegaría. Quedaron atónitos al conocer la noticia de su cáncer. El chavismo atraviesa así su primera gran crisis de sucesión, se ha quedado tartamudo,  mirando para todos lados y sin saber que hacer.
Pero el debate luego de conocerse la verdad ha sido igual de inútil y polarizador. El exceso de chavismo-antichavismo se manifiesta en discusiones y llega a niveles de hacer un issue político si el desearle mejora o no al presidente te hace más o menos venezolano, más o menos revolucionario o más o menos opositor. Esta inútil pelea que deja de lado lo sustantivo solo aumenta el "chavezcentrismo" de la política en Venezuela. La crisis eléctrica continúa, los presos del Rodeo no se han rendido, la inseguridad acecha por todo el país, la infraestructura se cae a pedazos, la corrupción sigue impune, los hospitales no tienen recursos para mejorar los salarios de los médicos y comprar insumos, etcétera; pero parece que para los chavistas y algunos grupos de la oposición lo importante es si le deseas bien o mal al enfermo.
Los dirigentes políticos de oposición han sido bastante comedidos, han evitado especular sobre su enfermedad y exigir información al gobierno. Han insistido en respetar la constitución sobre la falta temporal del presidente y el nombramiento del vicepresidente como encargado temporal del poder. Pero otro tipo de reacción ha sido el de algunos grupos y bases opositoras radicales, pendiente más de la polarización sobre desear bien o mal al Chávez; parece que no hay lección aprendida. Chávez es la expresión de un problema acumulado de exclusión y sin él el proyecto chavista seguirá aunque sin tanta fuerza. No han entendido el país en el que viven y creen que es la oportunidad para patear a la Mesa de la Unidad, para buscar el poder que no van a obtener por falta de apoyo social y electoral.
Así la cosas, el enfermo en la Habana gobernando, sus peones tratando de manejar los problemas de un país que se les hace más grande y complicado cada día, un sector radical creyendo que ya mañana se acabó la revolución y la MUD que no aprovecha para movilizar no por la salud o enfermedad de Chavez sino por la enfermedad que sufre el país gracias a la ineptitud, incompetencia y desidia del gobierno revolucionario. Quien está enferma es Venezuela y ese es el paciente que realmente importa.
Salamanca, 2 de julio de 2011  

1 comentario:

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)