miércoles, 27 de julio de 2011

La ventana de Oportunidad

Quizás lo positivo de dejar de escribir por una par de semanas es que los acontecimientos no te atropellan tanto como al tratar de mantener el ritmo semanal. El cuadro político venezolano vuelve al cauce y el presidente (independientemente de su enfermedad) continua la campaña para las elecciones de 2012. Su estrategia comunicacional ha tomado dos caminos paralelos y complementarios: Por un lado, se muestra como el hombre que ha sacrificado su salud y su vida personal por la revolución, de allí que se muestre como un mártir al cual hay que agradecerle la inmolación que ha hecho por el "pueblo". Por otro lado, está el empeño de mostrarlo invencible, capaz de superar cualquier obstáculo que la vida le ponga en el camino; el "superhombre" de la revolución que ni la enfermedad más complicada puede con él.
Así las cosas, la campaña sigue en el plano de lo emocional (amor, miedo, esperanza, empatía, lástima) y es allí donde el chavismo es más fuerte. Más allá de la evaluación sobre la gestión del gobierno, el PSUV está centrando la campaña en los sentimientos de las personas.
Ahora habrá que esperar y ver si la campaña tiene efecto sobre los no alineados. Luis Vicente León, director de Datanálisis, ha mostrado las primeras encuestas post-enfermedad y los efectos sobre los "ni-ni" no son tan fuertes como el partido de gobierno quisiera que fuesen. Pero probablemente la situación es demasiado reciente para saber con certeza cómo funciona el bombardeo comunicacional del gobierno. Lo cierto es que la lástima no es un buen sentimiento para convencer a la gente de ir a votar por una opción política. El gobierno está tratando de moderar el discurso, ha quitado el lema "Patria, Socialismo o Muerte" por "Viviremos y Venceremos". Chávez da la orden de quitar la etiqueta socialista a las empresas, cooperativas, etc.; esto para tratar de guiñarle el ojo a los indecisos y mostrarse un poco más al centro. Pero también para evitar que se asocie la idea de socialismo con fracaso e incompetencia, tal como demostró la quiebra de las "Areperas Socialistas". He ahí la ventana de oportunidad que tiene aprovechar la oposición.
La oportunidad de ganar las elecciones existe de manera real. Más allá de las dudas sobre algunas acciones individuales de algunos miembros de la MUD, la institucionalidad con que ha manejado la situación de la enfermedad del presidente no tiene reproche. La mayoría de las encuestas dan buenos números a Henrique Capriles Radonski, Pablo Pérez y Leopoldo López.
Es por ello que el momento es de los pre-candidatos y sus organizaciones políticas. Explotar la frustración acumulada por la incompetencia del gobierno y crear esperanza de que una mejor manera de gobernar es posible. Este es el mensaje básico para la estrategia de campaña de la Unidad. Insistir en estos dos puntos, sobre todo resaltar el segundo son, según mi opinión, los ejes que deben guiar la comunicación de quien sea el candidato que enfrente a Chávez en el 2012. Los debates sobre las decisiones del CNE, sobre si Chávez está realmente enfermo o no o sobre si la designación de algún ministro es buena o no, simplemente distraen a la opinión pública del fondo del asunto. El camino a recorrer es difícil y largo; y el tiempo apremia pero una buena estrategia de campaña con cientos de miles de voluntarios visitando pueblos, barrios, caseríos, urbanizaciones y con un mensaje claro de crítica emocional a la gestión y de creación de una nueva esperanza será fundamental para que la oportunidad de victoria se concrete en un cambio de gobierno.

Salamanca, 27 de julio de 2011

Aprovecho este post para anexar el enlace del Artículo Un nuevo pacto para Venezuela que escribí para el Proyecto Ciudadanía2.0. Este proyecto lo organiza la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y el Instituto de Iberoamérica, y su objetivo los ciudadanos envíen propuestas para ser llevadas al debate de la XXI Cumbre Iberoamericana el 28 y 29 de octubre de 2011, en Asunción, Paraguay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)