viernes, 23 de septiembre de 2011

Mourinho ¿Chavista?

Estadio Santiago Bernabeu
Foto: Juan Manuel Trak
Hasta Mourinho desprecia las encuestas. Luego de los resultados negativos del Real Madrid en los dos últimos encuentros, cual político que ve que los números no lo favorecen no reflexiona sobre los errores tácticos o estratégicos sino que hay una mano peluda detrás de las encuestas que conspiran contra él.
Siguiendo con al analogía futbolística, el entrenador madrilista anda en busca de enemigos externos, los árbitros, la prensa, los culé blaugrana. Todos han ido conspirar en contra del Real Madrid, pero peor aún en contra de él y, en cualquier caso, la culpa es de algunos jugadores que no hacen su trabajo.
Parece una versión surrealista de la política venezolana, salvando las distancias obviamente, el discurso del resentido parece apuntar siempre a lo mismo. Las encuestas buenas son las que favorecen, las demás no sirven. Los errores cometidos en el ejercicio del poder (que si empiezo a enumerarlos no termino este post) siempre son culpa de un tercero, malo y artero (oposición, medios de comunicación, el "imperio",etcétera) que logra con éxito arruinar las buenas intenciones del gobierno bolivariano. Pero, en caso de que se reconozcan los errores, la culpa no es del "comandante presidente" sino del ministro del área nombrado por él; el tonto útil de turno a quien regañan pero raras veces despiden. Son las voces críticas las que si son despedidas, tal como ocurriera con Jorge Valdano en el Real Madrid.
Mourinho cuenta con recursos ilimitados para administrar un equipo de fútbol y es probable que haga mejoras en medio de su show mediático. No dudo de su capacidad técnica, aunque su estrategia mediática y forma de ser sean deplorables. No tengo la misma confianza con el líder de la revolución bolivariana. En medio del uso mediático de su enfermedad y el intento de aparecer como quien está recién llegado al gobierno, ha demostrado durante doce años su incompetencia para conducir el país. Sus éxitos son más simbólicos que reales, de allí la fuerza que mantiene, pero Venezuela como nación cada vez está peor. Teniendo una cantidad gigantesca de recursos gracias al precio del petróleo es hora de dar paso a un nuevo entrenador, que unifique al país como un equipo en lugar de dividirlo, que se preocupe más por el resultado de sus estrategias y tácticas en lugar de buscar conspiraciones donde no las hay. El 12 de febrero de 2012 se escogerá en primarias quien enfrenta a Chávez y, con ese nuevo liderazgo, el 7 de octubre de 2012 es hora de hacer todo lo que esté en nuestra mano para cerrar el ciclo chavista de nuestra historia.
Salamanca, 24 de septiembre de 2011
PD: A mis amigos y lectores madrilistas en ningún momento he querido ofenderlos de manera alguna. He usado el caso de Mourinho como recurso retórico únicamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)