sábado, 18 de febrero de 2012

La lección de política que recibió Chávez

" El querer amedrentar a toda la sociedad democrática con hacer una nueva lista Tascón ha develado una vez más la naturaleza fascista de Chávez y su proyecto. "

Independientemente de lo que pase el 7 de octubre en las presidenciales, el 12 de febrero de 2012 será recordado como el día que buena parte de la sociedad democrática le dio una lección de política a Chávez. Ese día, tres millones de venezolanos superaron el miedo o las trabas institucionales y salieron masivamente a participar en las elecciones primarias de la oposición. Tanto oposición como chavismo quedaron sorprendidos ante tal número de ciudadano queriendo decidir el candidato de su preferencia para competir contra Chávez  en octubre de este año.
En un post anterior (¿Queremos ganar las primarias o queremos ganar las elecciones?) decía que el discurso anti político tenía pocas probabilidades de vencer al oficialismo y que la única posibilidad real para que ocurriera esto era la victoria de un discurso moderado, de centro y con capacidad de inclusión. El 64% de los votantes de las primarias se convencieron de esto, Henrique Carpriles Radonski logró la victoria apelando al centro, a la despolarización y a la inclusión. Lo que ha producido en el chavismo la histeria colectiva.
El chavismo ha sido sorprendido, días antes de las elecciones sus encuestadoras y «opinólgos» insistían en que la participación en las primarias iba a ser muy baja, tres millones de votos fueron demasiados para sus propias mentiras. Chávez y el chavismo recibieron una lección de política por parte de esos tres millones de ciudadanos que votaron por la opción de su preferencia. Pero además, los candidatos de la Mesa de la Unidad y los miembros de la Comisión Electoral también les dieron una clase de democracia. La imagen de los candidatos arropando al vencedor de la contienda, poniéndose a la orden sin perder la dignidad, sin arrastrarse como hacen los líderes chavistas con el «comandante presidente», da cuenta de que el liderazgo que está emergiendo no necesita opacar a otros para brillar.
La otra lección que recibió Chávez y el chavismo fue de valentía. Ciudadanos encargados de cuidar los datos de los electores se apresuraron en hacer inaplicable la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que obligaba su no destrucción. La defensa de la identidad de quienes votaron, incluso a costa de la vida de un joven universitario, ha sido una enseñanza y motivación para seguir defendiendo los valores democráticos.
El chavismo ha hecho del evento del 12 de febrero una derrota más profunda de lo que ellos creen. Su afán de empañar el proceso solo lo ha engrandecido. Su empeño por minimizar el impacto del resultado les ha costado más de lo que les hubiese costado quedarse callado como si nada hubiese ocurrido. El querer amedrentar a toda la sociedad democrática con hacer una nueva lista Tascón ha develado una vez más la naturaleza fascista de Chávez y su proyecto.

Así las cosas, empieza la competencia por la presidencia. El gobierno va a ir con todo sus recursos, habrá que poner todo el esfuerzo posible por minimizar el impacto de su maquinaria y dinero, y convencer a la mayoría de los venezolanos que el rumbo del país solo nos está llevando a la ruina, al odio y la destrucción. Es la hora del cambio...
En Salamanca, 18 de febrero de 2012
        

1 comentario:

  1. la derecha y el imperio ya tiene candidato, el pueblo su presidente, Viva Chávez

    ResponderEliminar

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)