domingo, 25 de marzo de 2012

Derecho a la Vida, ¡EXPRÓPIESE!


" El asesinato de la hija del cónsul de Chile en Maracaibo y lo del manager de los Caramelos de Cianuro han sido un recordatorio de que en Venezuela el derecho a la vida ha sido expropiado"

En el último mes se han sucedido dos asesinatos que han conmocionado la opinión pública. Si bien parece que los venezolanos ya hemos normalizado la violencia y la inseguridad rutinaria, cuando alguien importante o famoso muere a manos del hampa la opinión pública salta y se sacude para recordarnos que la inseguridad nos está matando.

El asesinato de la hija del cónsul de Chile en Maracaibo y lo del manager de los Caramelos de Cianuro han sido un recordatorio de que en Venezuela el derecho a la vida ha sido expropiado. El hampa y las mafias dentro de los organismos de seguridad nos han robado el alma como nación. El gobierno no es capaz de contener la situación y no tiene voluntad política para ello. En lugar de llamar a un diálogo nacional para tratar el tema de la inseguridad su respuesta no es otra que decir que fue culpa de los valores de la mal llamada cuarta República, del capitalismo o que es una tendencia en toda América Latina, de los medios de comunicación, de los video juegos... Sin asumir responsabilidad, la culpa es siempre de otro o de la víctima.
Tareck ElAisami, Ministro del Interior, lleva casi cuatro años en el cargo y no ha sido capaz de hacer nada para solucionar el problema. Para ellos nada tiene que ver la compra masiva de armas que han realizado y que, de alguna u otra forma, llega a manos de jóvenes sin valor o respeto alguno por la vida. Nada tiene que ver el fracaso escolar o la falta de oportunidades digna para esa juventud que mata y muere en el anonimato todas las noches en los barrios de las principales ciudades del país. Nada tiene que ver el discurso de la violencia que se dirige desde del poder y que todo los días incita a aniquilar al otro por no pensar igual que Chávez, o que las cárceles son la universidad de la violencia en el país.
Luego de casi 14 años de gobierno siguen echándole la culpa al pasado, cuando el pasado son ellos. Luego de casi 14 años de gobierno alrededor de 150 mil venezolanos han perdido la vida porque Chávez y sus ministros están más ocupados en ver como inventan encuestas para no perder el poder. Pero, ¿el poder para qué?, ¿para no hacer nada?, ¿Para destruir el país?¿Para que una generación se haya perdido entre los que han migrado, o han asesinado o son delincuentes casi irremediables?
Este problema tiene que trascender lo ideológico-partidista y solo es posible cuando haya un gobierno que coloque los intereses de los ciudadanos a quienes se supone que representa por encima de una mal llamada revolución. Con la cantidad de dinero que ha entrado al país es inexcusable que la situación esté como está.
Desde la distancia en que me encuentro, solo me queda rezar todas las noches para que ninguno de mis familiares o amigos sea el próximo y que, cuando regrese, tampoco sea yo. Es momento de sacudir al poder y demostrar la indignación que esta situación nos causa.
Hamburgo, 25 de marzo de 2012.

PD: Post dedicado a Andreina Gómez Guevara, asesinada el 31 de mayo de 2007, y a todos los que han muerte fútilmente a causa de la inseguridad en Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)