sábado, 10 de marzo de 2012

Lo que ofrecen es miedo


"el uso político de la enfermedad de Chávez es lo que les queda para hacer campaña "

Uno ya no sorprende al leer o escuchar las declaraciones de Diosdado Cabello, Elias Jaua u otros personajes del chavismo. En medio de su pre campaña electoral han utilizado las mismas estrategias para mantener el apoyo a la revolución. Estas estrategias son la estigmatización del otro como enemigo (no adversario), a quien es necesario "pulverizar", aniquilar, etcétera. La otra, el miedo al cambio, es decir, que es mejor como estamos porque si no el caos se va a apoderar del país.

En 2010, en plena campaña por la Asamblea Nacional, escribí que el miedo es la estrategia del chavismo (el miedo como estrategia).Esto no ha cambiado en lo más mínimo, la amenaza del caos y de que con Capriles se pierde la república, las misiones e incluso la paz son el eje fundamental de la campaña del 2012. Sin embargo, el contexto político es muy diferente, por lo que los resultados de esta estrategia podrían cambiar.
En 2010, la oposición se demostró a sí misma, a sus propios sectores radicales y al país, que es capaz de rugirle al gobierno en su propia cueva. En términos de votos, la oposición en la Mesa de la Unidad y el PPT (ya peleado con el gobierno) sacaron juntos más votos que el oficialismo. Luego, las reglas electorales pintaron una asamblea que no reflejaba la verdadera distribución de las preferencias políticas del país, pero en todo caso la competencia se emparejó.
Ahora, las primaras realizadas el 12 de febrero han causado un efecto demoledor en la dirigencia oficialista. El gobierno no se esperaba la participación masiva y la coherencia de la Mesa de la Unidad. Su esperanza de una participación inferior al millón de votantes y el autoengaño constante en los medios propagandísticos del chavismo han causado un corto circuito en sus filas, sobre todo en las cúpulas.
En el contexto de hoy, la cúpula chavista tiene miedo. En la elección de la AN, los dirigentes del chavismo sabían que si perdían tenían un «cambur» en el gobierno nacional. Ahora saben que si pierden la elección sus fueros y privilegios se pierden completamente. Diosdado y compañía no les importa el «pueblo» sino el poder político y económico que han labrado a costillas de los recursos del país. La revolución es para ellos un instrumento para beneficio personal y no para el de la nación. Y es este contexto en donde la enfermedad de Chávez hace que el miedo se transforme en algo mayor, la incertidumbre de que Chávez se presente o no a las elecciones los tiene en pánico. Sin Chávez, el chavismo es una fuerza política igual que las demás, pierde su gran motor: el carisma de Chávez.
Así, el uso político de la enfermedad de Chávez es lo que les queda para hacer campaña. Dentro de la estrategia del miedo y el no reconocimiento del otro como ser humano, el chavismo buscará por todos los medios conectar la solidaridad de la gente con la enfermedad de Chávez, con la idea de que sin el «comandante» no habrá paz para Venezuela. En medio de esta estrategia, es imprescindible que Capriles asuma una estrategia inteligente, en la que la esperanza sea mayor que el miedo, el deseo de cambio mayor al conformismo y un discurso moral en que se desnude el verdadero rostro del chavismo: el del odio, el resentimiento, la corrupción y su indiferencia a los verdaderos intereses del país.
Así las cosas, es muy temprano para predecir lo que pueda pasar, lo cierto es que en el futuro próximo el chavismo intentará por todos los medios posibles polarizar peligrosamente al país para que la campaña del miedo pueda funcionar.

En Hamburgo, 11 de marzo de 2012

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. acusan a chávez de censor y son los primeros en aplicarla... chávez vivirá y vencerá

    ResponderEliminar
  3. Demagogia barata. Academicismo de pastel. Poco interesante.

    ResponderEliminar
  4. Viva el Che!. Ni guerra entre pueblos ni paz entre clases

    ResponderEliminar

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)