sábado, 21 de abril de 2012

Estado Obeso - Estado Fuerte

Un Estado fuerte significa que éste debe concentrar sus esfuerzos en la provisión de bienes y servicios necesarios para garantizar la calidad de vida de todos los ciudadanos por igual
El caso de la expropiación de YPF en Argentina ha desatado de nuevo en América Latina el debate sobre los modelos económicos y el rol de Estado en la economía. Ante la pregunta que me han hecho sobre por qué esta expropiación y las que han ocurrido en Venezuela son un escándalo aprovecho este espacio para responder. Mi respuesta inicial sería que prefiero un Estado fuerte que un Estado obeso. Lo cual quiere decir que el Estado debería ser fortalecido en aquellas competencias que son esenciales para garantizar más y mejores derechos a la ciudadanía, al mismo tiempo que tiene capacidad para exigirle a sus ciudadanos el cumplimiento de sus obligaciones.

Esta reflexión me conduce a las expropiaciones vividas en Venezuela en los últimos trece años. El gobierno chavista se ha encargado de expropiar desde fincas y terrenos, pasando por empresas manufactureras de papel, cemento, electricidad, productora de lácteos, hoteles, frigoríficos, cadenas de supermercado, arroceras, cafetaleras, petroleras, servicios de ferry, servicios de telefonía, compañías eléctricas, producción de acero y hierro, entre otras muchas. El gobierno ha engordado al Estado colocándolo en una situación donde es el gran productor de bienes y servicios de la sociedad. Sin embargo, al observar el desempeño de estas empresas luego de la expropiación sus resultados son siempre negativos. Por ejemplo, VENEPAL (empresa papelera) produce aún menos de lo que producía cuando fue expropiada; para no citar el ejemplo de la producción de cemento, la cual luego de la toma de CEMEX, LAFARGE y HOLCIM ahora la producción es muy inferior a lo que era antes y ha sido necesario importar. No hace falta hablar de la crisis eléctrica que aún se vive en el país desde la expropiación de las compañías generadoras y distribuidoras de electricidad.
Además de los pésimos resultados de estas empresas, las mismas se han convertido en nichos de corrupción Y es allí donde viene mi principal desconfianza al caso YPF. El mejor ejemplo de porque considero esta expropiación negativa es PDVSA. Luego de la mal llamada "nueva PDVSA" que surgió del paro de 2002, la misma ha sido un nido de corrupción, derroche y pérdida de su capacidad de negocio. Debemos agradecer que el barril de petróleo esté en los precios que está, porque con una gerencia como la actual y con un barril a menos de 50 dólares la empresa estaría quebrada. Por otro lado, PDVSA ha sido utilizada como mecanismo de clientelismo político, no es que antes no ocurriera sobre todo para la asignación de trabajos en los campos petroleros, pero en la actualidad la empresa ha sido cooptada por el partido de gobierno quien utiliza sus recursos para fines personales y partidistas, no para el bien de la nación. Considero que lo mismo va a ocurrir con YPF, el gobierno de Cristina Kirchner ha tomado las acciones de REPSOL sin negociación, sin acuerdo, sin un proceso de transición a mediano plazo. La impresión que da es que quieren el botín y, además, explotar un sentimiento nacionalista para aumentar el apoyo político de la presidente frente a los argentinos. Es probable que después de esto ella busque eliminar las trabas para una próxima reelección.
Por tal motivo considero esa expropiación y las de Venezuela algo muy negativo. Creo que en América Latina se necesita un Estado fuerte, no creo que la tesis del neoliberalismo del los noventa de la reducción mínima del Estado sea positiva en un continente que no ha sido capaz de resolver problemas importantes como la desigualdad social, el acceso a educación y salud de calidad, seguridad ciudadana o acceso a la vivienda. Un Estado fuerte significa que éste debe concentrar sus esfuerzos en la provisión de bienes y servicios necesarios para garantizar la calidad de vida de todos los ciudadanos por igual. Para el caso de América Latina eso pasa por aplicar medidas para la reducción de la pobreza, la formación de trabajadores calificados y la creación de oportunidades de empleo digno que permitan a las personas buscar la propia felicidad. Esto significa entonces: educación, salud, empleo y oportunidades de vivienda digna. La carencia de estas oportunidades es una de las causas por lo que la violencia ha ido incrementándose en el continente en los últimos años. Un Estado fuerte no está pendiente de atender hoteles de lujo, de llevar pasajeros de Puerto la Cruz a Porlamar o producir cemento, café o arroz. Estas tareas son propias del sector privado y el Estado ha supervisar que no haya situaciones de explotación y desigualdad en un mercado que se sabe imperfecto. Para ello la negociación entre Estado, Trabajadores y Empresarios es indispensable.
Un Estado fuerte se encarga de que no haya deserción escolar entre el 6to grado y el bachillerato. De que las bandas criminales tengan el castigo que merecen y perseguir el narcotráfico. De prevenir que los jóvenes que sufren las carencias del Estado vean la vida criminal como la única opción de vida posible. De que las vías de comunicación funcionen y no se caigan, de que se garantice los servicios públicos mínimos para el funcionamiento de la sociedad, entre otras muchas.
He ahí la diferencia entre un Estado obeso y uno fuerte. El obeso será lento, no tiene capacidad de respuesta rápida antes las situaciones críticas y solo está pendiente de tragarse más sectores de la sociedad. Un Estado fuerte es el que enfrenta los problemas con rapidez y concentra la atención en aquellos problemas realmente importantes para la sociedad. Respecto a lo de YPF espero estarme equivocando, pero la relación entre quienes están ahora a cargo de la empresa y los que manejan PDVSA es muy cercana como para no levantar sospechas entre quienes tenemos una visión crítica de lo que hacen los gobiernos en el continente.
En Hamburgo, 21 de abril de 2012.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espacio para el debate y la crítica constructiva (el resto al spam)