jueves, 2 de agosto de 2012

¿Será suficiente?


El 7 de octubre se avecina de manera inexorable, la incertidumbre sobre el futuro del país es cada vez mayor. Desde el lado del gobierno, la simple idea de perder todo el poder y los privilegios que han acumulado en los 14 años  es simplemente inaceptable. De allí que su estrategia ha sido doble, por un lado fomentar la percepción de que la batalla está ganada, que la oposición no tiene nada que hacer. Además de desalentar a la oposición, el gobierno continúa fomentando la idea de que sin Chávez en el poder el caos se apoderará del país (como 19 mil homicidios al año no fuesen el caos).
Desde el lado de la oposición democrática la batalla apenas está en pleno desarrollo. Con todo el poder del Estado en contra la única estrategia con capacidad de llegar directamente a las potenciales bases de apoyo es visitar cada pueblo, cada casa. En lugares donde no existe medios de comunicación diferentes a los del Sistema Nacional de Medios Públicos (SNMP) o los medios privados autocensurados, no hay otra posibilidad de hacer llegar el mensaje de cambio si no es yendo personalmente a darlo. Para la oposición la única manera de transformarse en alternativa de gobierno es abandonando la telepolítica, que solo puede hacer el gobierno, y volver a la política real; la de la calle con la de la gente.
Desde los sectores más radicales de la oposición parece seguir existiendo la idea de que el gobierno siempre ha sido minoría y que desde 2004 lo que ha existido es un fraude sistemático. Sin hacer la autocrítica necesaria, muchos se arrojan como mártires a ser la oposición de la oposición, a ser los señores sabios que no han ganado elección alguna, pero saben cómo se hace una campaña exitosa. No han visto que cometen los mismos errores que desde 2004, 2005 y 2006, y creen que todo aquello que no coincide con su opinión es mentira o es producto de la "ingenuidad" de los demás.
¿Y qué pasa con los Ni-Ni? Este es el punto en donde el gobierno y la oposición centran la lucha. ¿Y quiénes son estos llamados no alineados? he ahí la pregunta de las 60mil lochas. Los Ni-Ni son un grupo heterogéneo y no deben confundirse con los abstencionistas. Hay gente de oposición que no vota porque tiene cosas más importantes que hacer (no voy a juzgar esos motivos acá) o bien que no cree que el voto tenga efecto alguno sobre el futuro del país. Desde el gobierno habrá quienes crean que la batalla está ganada y que su voto no va a hacer la diferencia, o bien porque también tienen cosas más relevantes que hacer. Y dentro de los Ni-Ni ocurre algo parecido, habrá un grupo a los que simplemente la política no les interesa y por tanto no quieren ser parte de ella. 
¿Y que ocurre con los no alienados que sí votan? para este grupo los motivos para decidir su voto parecen ser más complejos. No poseo información empírica como para realizar ninguna afirmación concreta, pero mi percepción es que este grupo puede ser el más racional de todos, son éstos los que sopesan las ofertas electorales, para los que el desempeño del gobierno y de la oposición tiene relevancia. Los que se definen como chavistas u opositores tienen claras sus preferencias y en muchos de estos casos poco se relaciona con la valoración de la gestión y las ofertas programáticas, sino simplemente es una decisión afectiva (aunque luego se enmascare con argumentos racionales).
¿Qué esperar en las próximas semanas? Es difícil hacer alguna predicción. Por lo pronto, la tendencia favorece a Chávez, habrá que ver si la campaña de Capriles surte los efectos que su comando de campaña espera. No creo que la elección esté predeterminada, pero el esfuerzo más grande tendrá que venir del lado opositor. Con todas instituciones en contra (sobretodo el CNE), la mejor estrategia es la que ha tomado, la pregunta es ¿será suficiente?