domingo, 14 de octubre de 2012

Algunas Gráficas

Fuente: Elaboración propia con datos del Consejo Nacional Electoral (CNE)

Este gráfico resume las variación porcentual de la Mesa de la Unidad y de Chávez entre las elección presidencial de 2006 y la de 2012. Como se puede observar, en casi la totalidad de los estados la Mesa de la Unidad, representada por Henrique Capriles Radonski, logró aumentar su caudal de votos respecto a la elección de 2006 en la que compitió Manuel Rosales contra Chávez. Amazonas es el estado en el que hubo el mayor aumento de alrededor de 23%, mientras falcón fue el menor con 2%. El único estado en el que el presidente aumento su porcentaje de votos respecto a la elección presidencial anterior fue el estado Zulia, en el que logro obtener casi 2% más de los votos que en 2006. Así, a nivel nacional la trasferencia de apoyos es casi equitativa, el chavismo perdió 7,59% y la Mesa de la Unidad aumentó 7,29%.

Fuente: Elaboración propia con datos del CNE

Los siguientes dos gráficos muestran el comportamiento electoral en Venezuela en 2006 y 2012 tomando en consideración el total de la población inscrita en el registro electoral y no solamente los votos válidos. Al observar los resultados desde esta perspectiva, podemos observar que entre 2006 y 2012 el Chávez disminuye casi 2 por ciento en las preferencias de los electores inscritos, mientras que Capriles, en comparación a Rosales en 2006, tiene un crecimiento cercano a los 8 puntos porcentuales. En la elección de 2012 la abstención disminuye en casi 7 por ciento respecto a 2006.
Más allá del resultado que favorecen a Chávez, se observa en este gráfico que la Mesa de la Unidad se consolida respecto al gobierno, marcando un ritmo ascendente en las preferencias de los electores. Sin embargo, este crecimiento no ha sido suficiente para derrotar a Chávez.
Más allá de los número y estadísticas  dos elementos son claves a la hora de interpretar estos resultados. Por un lado, el alto nivel de popularidad que aún mantiene Chavez, lo cual le ofrece una sólida base de apoyo. Por otro lado, la maquinaria que posee para movilizar a los suyos y a aquellos que dependen de los programas sociales que ha implementado el gobierno nacional. Es allí en donde la Mesa de la Unidad debe idear e implementar una estrategia para lograr la movilización de los suyos en sectores considerados como bastiones de la oposición, exigir el cumplimiento riguroso de las normas electorales el día de la elección y estrategias que neutralicen la movilización del adversario.

Salamanca, 14 de octubre de 2012.


sábado, 13 de octubre de 2012

El post-antichavismo


El post-antichavismo quiere decir que la identidad de quienes no compartimos el proyecto del gobierno no se funda en la negación del otro sino en la convicción de que de este lado hay una mejor propuesta para el futuro del país.

Las elecciones del pasado 7 octubre mostraron a Venezuela, y al mundo, que chavismo sigue siendo la fuerza política mayoritaria en el país. La razón de su éxito estriba fundamentalmente en la capacidad de movilizar los recursos del Estado para mantenerse el poder. Informes como el IDEA internacional alertaban sobre el uso de recursos públicos a favor del candidato del gobierno, el desequilibrio en los medios y el uso de las ayudas sociales como mecanismos clientelares; dando cuenta del ventajismo que imperó durante la campaña. Pero esta situación no debe llevarnos a menospreciar la conexión carismática que aún existe entre buena parte del país y el presidente. Así, la oposición se ha tenido que enfrentar a un presidente que tiene una base bastante sólida de apoyo y que hace uso de los recursos del Estado con el fin de garantizar lo movilización de los suyos.